10 consejos para hacer el plan de comidas. Crea tu menú semanal

POR: aprendizfinanciero.com

¿Es mejor planificar o ser espontáneo? ¿Qué beneficios obtengo al planear mis comidas? ¿Es posible ahorrar de esta manera?

Probablemente has oído que la planificación de las comidas es una buena manera de sanar tus finanzas. Si tus gastos en alimentación son altos, y a menudo te preguntas ¿qué puedo cocinar hoy?, definitivamente deberías considerar crear una lista de comidas para toda la semana.

Sé que es difícil ir de la teoría a la práctica, porque me tomó bastante tiempo establecer mi sistema y crear por primera vez mi plan de comidas. En esta entrada te mostraré cómo implementar con éxito tu propio plan semanal.

Vamos adelante! 🙂

Ventajas de contar con un plan de comidas

Cuándo quieres implementar algo nuevo surgen interrogantes como estas: “¿Vale la pena hacerlo?”, “¿Qué beneficios obtendré?”, “¿Puedo tener éxito en eso?”

Hay muchas razones, porque las que vale la pena dedicar tu tiempo para crear un plan de comidas.

Con una organización cuidadosa, sabes de antemano lo que necesitas para cada comida, tienes tiempo para hacer las compras o descongelar algo, si es necesario. De esa manera reduces el estrés que te provoca cocinar y lo más importante es que puedes controlar mejor tus gastos de alimentación.

¿Por qué necesitas planificar tus comidas?

  • Para ahorrar tiempo.
    La preparación del plan de la comida requiere un poco de tiempo, pero es mucho mayor el tiempo que puedes ahorrar. Cuántas veces te has preguntado ¿Qué cocinaré este día?, ¿Qué prepararé para la cena? Con un plan listo, este dilema ya no existe. Cada vez empiezas a trabajar de inmediato. Además, al tener la lista, acortas significativamente el tiempo necesario para realizar las compras.
  • Para ahorrar dinero.
    La planificación de comidas te ayuda a evitar las compras impulsivas. Con una buena lista de compras necesitas sólo una o dos visitas a la tienda cada semana. Además, te permite hacer mejor uso de los descuentos, porque sabes la cantidad y el tipo de productos que necesitarás en los próximos días.
  • Para cuidar tu salud.
    Planear todas las comidas del día te ayudará a comer más sano. Evitarás ir por comidas rápidas, que la gran mayoría contienen conservantes y otros ingredientes dañinos para nosotros. La comida casera de ingredientes frescos es la solución más beneficiosa. Me gusta pensar que “al cuidar de la alimentación saludable – no pierdes tu dinero en médicos”.

Ahora que ya sabes porque es tan beneficioso, vamos por 10 consejos para ayudarte a crear tu propio plan de comidas. Además, al fin del artículo puedes descargar plantillas para crear un menú semanal y una lista de compras.

Crea tu menú semanal

Cómo comenzar a planificar las comidas:

1. Haz una lista de 15-20 de tus comidas favoritas

Para hacer esta lista, siéntate con toda tu familia y pregunta a cada uno acerca de sus comidas favoritas. Una vez hecho esto, mira la lista y selecciona aquellas comidas que son fáciles y rápidas de preparar y que no necesita demasiados ingredientes.

Lo mejor si son comidas saludables.

2. Reúne las recetas de las comidas que vas a preparar

Organiza tu lista. Puedes dividir las comidas en grupos, por ejemplo: sopas, platos con carne, platos vegetarianos y así sucesivamente, para que sea fácil manejarlos.

Encuentra las recetas que necesitas y anótalas o imprimelas en hojas de papel. También, puedes considerar comprar un cuaderno especial para las recetas. Lo más importante es tener fácil acceso a ellas, porque vas a necesitarlas a menudo.

3. Planifica las comidas de todo el día

No te limites a crear solamente una lista de almuerzos. Lo recomendable es comer 3-5 veces al día, entonces piensa en planear todos los desayunos, almuerzos y cenas.

Esto evitará comer fuera, te ayudará a planear y utilizar mejor tu tiempo para cocinar. Además tendrás la oportunidad de hacer un mejor uso de las sobras de las comidas (es importante si quieres maximizar el efecto de ahorro).

4. Escribe tu menú en papel

Tienes varias maneras de hacerlo. Personalmente hago uso de la plantilla “plan semanal de comidas”. Es donde escribo mi menú para toda la semana para después imprimirlo (puedes descargar la plantilla aquí).

Otra forma es usar un cuaderno. En el lado izquierdo de la página escribes una lista de tus comidas, y en la derecha escribe todos los ingredientes necesarios para preparar esta comida (de una sola vez tendrás plan de comidas y la lista de compras).

Sin importar que método eliges, pone tu plan en un lugar claramente visible para todos los miembros de la casa. El mejor lugar es la cocina.

5. Revisa lo que tienes en tu despensa

Antes de poner en acción tu menú, es una buena idea revisar primero tu despensa, refrigerador y congelador. Organiza toda la comida que tienes ahí: bota lo que ya está vencido, y ordena todo lo demás en grupos apropiados (ve a la plantilla de lista de compras para ver un ejemplo de grupos)

Planifica las comidas a base de los productos que ya tienes. Por ejemplo ¿tienes pasta? anota pasta en tu lista de comidas para el siguiente día. Si te gusta pasta con pollo, pero no lo tienes, entonces escribe “pollo” en tu lista de compras.

De esta manera, reducirás la cuenta del supermercado y también evitarás la compras innecesarias de productos que ya tienes en casa. Además, es el primer paso para mantener en orden tu refrigerador y despensa.

6. Ajuste el menú de acuerdo a las eventualidades de tu familia

Cuando estás planeando comidas, toma en cuenta las tus actividades diarias y las de tu familia. ¿Tus niños comieron el almuerzo en la escuela?, ese día planea un almuerzo más modesto en casa. ¿Vuelves tarde del trabajo?, piensa en una cena que toma poco tiempo para prepararla. ¿Ha sido invitada la familia a una cena de domingo?, no tienes que preparar la cena de ese día.

Es bueno considerar todos los factores relacionados y tenerlos en cuenta en el momento de crear tu menú.

7. Usa los productos de temporada

Dependiendo de la temporada, la disponibilidad de frutas y verduras individuales puede cambiar drásticamente. Por lo tanto, también cambian sus precios. Los mejores precios se encontrarán durante la cosecha, que se convierte en ahorro.

El punto es que es normal que tu menú puede cambiar durante el año.

Te recomiendo el uso de ingredientes frescos de la temporada de tu huerto o los que están disponibles en el mercado en esta temporada del año.

8. Prepara mayor cantidad de comidas a la vez

¿Piensas en comer el mismo plato más de una vez en la semana? Trata de preparar una cantidad más grande de esta comida, para hoy y los próximos días. Si lo haces, pone la comida separada en recipientes y colocalos en el refrigerador o congelador, Puedes también embotellar la comida en tarros.

Otro ejemplo: para el almuerzo haces chuletas de pechuga de pollo, y también te gusta la ensalada con pechuga de pollo. Cocina más pechugas de pollo a la vez y después guarda una parte en el refrigerador. Como resultado, en la tarde o al día siguiente vas a preparar tu ensalada mucho más rápido.

9. Planifica tu día de la “limpieza” de alimentos

Si al final de la semana recolectas de tu refrigerador todos los restos de comida, puedes planear una noche, cuando junto con tu familia vas a cenar sólo las sobras.

Ese día también debes comprobar qué productos están cerca de la fecha de caducidad y estos son los productos para usar en las comidas de los próximos días. De esta manera reduces el desperdicio de alimentos y ahorras dinero.

10. Revisa tu plan diario

Tu plan de comidas debe ser flexible. Si es necesario, no tengas miedo de hacer modificaciones y utilizar las oportunidades.

Imagina que en el camino a casa notas una promoción de tu pescado favorito. Compras este pescado, preparas un filete y el almuerzo previsto para hoy lo pospones para el próximo día.

Recuerda que este plan debe adaptarse a ti, no tú a él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *