10 CONSEJOS PARA ESTUDIAR SIENDO MAMÁ

Ser mamá y estudiar. Decidí que el “mejor” momento para hacer mi maestría era cuando mi hija cumpla un año, entre mi poco conocimiento de causa pensaba que ya iba a ser un poco más independiente y eso me iba a dar la oportunidad de estudiar al menos 1 día a la semana, pues no podía haber estado más equivocada.

Hoy un año después ya terminando lo que fue un reto personal y profesional enorme que puso pruebas en mi maternidad, paciencia y hasta matrimonio digo que no se si existe el “mejor” tiempo, yo creo que es una aventura en cualquier circunstancia, pero a pesar de todo estoy orgullosa de mi logro y de mi misma, que creo que eso es lo más importante.

Aunque si me hubiera gusta leer esto antes de empezar,
Espero que lo disfruten,


——————–

Por: Rosa Martínez

Resultado de imagen para mom studying

En el post de hoy te vamos a dar 10 consejos que te van a ayudar a estudiar siendo mamá y no morir en el intento. Contados desde la experiencia de una mamá que ha ganado una plaza.

Ya soy funcionaria en prácticas aunque todavía me cueste creerlo o me despierte creyendo que aún soy interina. Después de ocho años dando clase obtuve mi gran recompensa.

No soy muy consciente de los cambios que esto ha traído a mi vida, pero si tuviera que resaltar alguno, sería la tranquilidad de cobrar a fin de mes y tener un horario que me permite pasar el mayor tiempo posible con mi hijo.

Este era uno de mis motivos, seguro que tú también tienes los tuyos, en el post 5 poderosas razones para volver a estudiar enumeraba algunas razones por las que es buena idea volver a estudiar. No fue fácil, en el camino tuve que renunciar a algunas cosas como al blog o al tiempo de ocio. Los que me siguen desde hace tiempo saben que dejé de publicar en marzo para dedicarme a estudiar.

Más de una mamá estudiante me ha preguntado que cómo lo hice. En este post es para vosotras.

Aunque mi experiencia es preparando una oposición, los consejos son perfectamente válidos para cualquier madre que haya decidido volver a estudiar.

Vamos a ello.

1.- Motivación

En el principio de todo. Yo colocaría la motivación. Antes que nada, antes de tener tiempo, de matricularte, de obtener los temarios, de apuntarte a una academia. Si no estás motivada y convencida, será inútil. Es un elemento vital porque vas a sacrificar muchas cosas y vas a estar cansada en más de una ocasión, sobre todo siendo mamá. Como tenga una racha, como el Vikingo ahora, que no duerme, será difícil que tengas ánimo de estudiar.

2.- Elige bien

Has decidido volver a estudiar, te felicito por ello. Ahora elige aquello que se adecue a tus posibilidades o a tu estilo de vida. No dudo de mi capacidad para aprobar las oposiciones para policía nacional, pero jamás podría entrar en el cuerpo porque soy demasiado bajita. Este ejemplo es extrapolable a cualquier situación. Si has decidido volver a estudiar es porque estás buscando una mejora laboral. Ya sea una oposición, una formación online, unos estudios universitarios o un posgrado, investiga sobre sus salidas profesionales.Si es una oposición, investiga sobre el horario de trabajo, dónde lo desempeñarías y qué requisitos necesitas tener. No es la primera vez que alguien se está preparando una oposición para un cuerpo superior al que por titulación no puede acceder. Un tema relevante es si para dicha oposición existe o no bolsa de trabajo. Esto significa que aunque no saques la plaza tienes la opción de poder trabajar como interina. Yo optaría por oposiciones con este perfil.

3.- Fíjate unos objetivos

Ahora que has tomado la decisión y que ya tienes el temario recién sacado de la imprenta es el momento de fijarse unos objetivos. No por pasar más horas delante de los apuntes o por permanencia en la silla se aprueba una carrera, un examen o una oposición. Si no sabes adónde vas difícilmente llegarás a ninguna parte, o lo que es lo mis llegarás donde quieres.Si esto falla, todo lo que venga detrás se hundirá con mi nota en la lista.

4.- Planifica

Se trata de fijar en una serie de acciones determinadas y concretas de los objetivos de los que hablábamos en el punto anterior. Si yo me pongo como meta estudiar dos temas a la semana y resulta que no tengo tiempo material para hacerlo, simplemente no podré cumplirlo. Esto genera muchísimo estrés. Por ello, es tan importante ser realista. Una forma de planificar es establecer qué horas tengo para estudiar. No se trata de lo que debería estudiar se trata de lo que puedo por las circunstancias personales que tengo. Este matiz es fundamental para no tirar la toalla. Por ejemplo, yo solía levantarme sobre las 7:30-8:00 de la mañana. Desayunaba, recogía lo más urgente y me ponía a estudiar. Mi horario giraba en torno al peque. Me explico: si él todavía dormía, en cuanto acababa de desayunar me ponía a estudiar aunque estuviese la casa para prenderla fuego. Si se levantaba a la misma hora que yo, aprovechaba para recoger y ordenar lo más urgente con él. Luego a mitad de mañana solía echarse una pequeña siesta de entre 1 y 1’30h. Ese tiempo era vital para mí. Trataba de emplearlo para la parte que me resultaba más compleja de la materia o que me requería mayor atención. Si estimo que tengo 8 horas a la semana, que de verdad sean 8 horas. Yo me fijaba objetivos semanales.: tantos temas, tanto tiempo dedicado a la parte práctica, etc.

5.- Establece un horario

Ya sé cuantas horas tengo para estudiar a la semana y un magnífico temario nuevo esperándome. Pero si no decido cuándo y en qué momento me siento a estudiar, los apuntes serán más útiles calzando un mueble que en la estantería muertos de risa. Establece un horario en el que establezcas en qué momento y por cuánto tiempo te sientas a estudiar.

6.- Crea un hábito

Íntimamente relacionado con el punto anterior está este. Simple, cúmplelo. Día tras día. Ahora bien, si resulta que en ese horario siempre surge algún imprevisto que te impide cumplir con tus horas de estudio es que te has equivocado al diseñarlo. Deberías volver a revisar tus horas libres a la semana y ubicar las sesiones en otra franja horaria.

7.- Evita las distracciones

No nos engañemos, estudiar requiere un gran esfuerzo, sobre todo al principio cuando no se cuenta con un hábito reciente. Si existen muchos elementos que puedan desviar nuestra atención en la hora que tenemos para estudiar, haremos cualquier cosa menos abrir el libro. Debemos escoger un espacio tranquilo y a ser posible con luz natural donde sentarnos a estudiar.

Por supuesto, sin televisión, internet, radio, sin redes sociales, sin teléfono disponible para recibir llamadas y sin niños demandando a mamá. La mayoría de estás directrices a priori son sencillas de seguir.

La última es bastante más difícil. Antes que estudiantes somos madres y atender a nuestros hijos es nuestra máxima prioridad, al menos la mía. Esto parece muy poco compatible con todo lo que señalado hasta ahora. Sin embargo, existen varias opciones. Una de ellas, es que el papá o un familiar atienda al peque en ese rato que estudias. Esta sería la ideal. Si no es posible, debes intentar compartir ese espacio con tu pequeño. Si es así, tu nivel de exigencia debería ajustarse a esta circunstancia. Os puedo asegurar que preparé mi oposición con el niño pegado a la teta la mayor parte del tiempo y saqué la plaza. No es imposible.

8.- Revisa tu planificación

Has cumplido todos los pasos anteriores pero aún así no llegas a los objetivos que te has propuesto. No es que no estudies, es que la materia te lleva más tiempo de lo que tú esperabas.  O simplemente ha surgido un imprevisto y has tenido que bajar el ritmo de estudio o parar durante unas semanas.  En ocasiones, nos ponemos metas poco realistas lo que nos obliga a revisar la planificación. Recuerda, si siempre hay trabajo atrasado, es que sencillamente la planificación no es la adecuada.

9.- No te obsesiones

Claro que lo ideal es llegar al examen con toda la materia estudiada pero si no es posible no te angusties. La ansiedad no te va a ayudar a que se estire el tiempo, ni va a lograr que los conocimientos se fijen más rápido. Al contrario, es un poderoso enemigo que afecta seriamente a tu salud. Se consciente de hasta donde puedes llegar. Celebra tus aciertos y no te castigues si las cosas no salen como esperabas.

10.- Se optimista

Sentarse a estudiar pensando que no vas a aprobar, que salen muy pocas plazas, que los demás son mejor que tú y un largo etc. de mensajes negativos que te repites a ti mismo, solo beneficia a tu competencia. Hay que estudiar con la mejor disposición y actitud posible. Claro que te puedes permitir un día sentirte desanimado, pero al siguiente te sientas en la silla pensando que tú puedes y que eres la mejor.

Y por último, confía en ti y en tus posibilidades. Si te dijeron de niña que no valías para estudiar o que no eras lo suficiente buena, sencillamente, te mintieron. Puedes llegar donde tú quieras si te lo propones y trabajas duro.

Texto de: mamaylatribu.com

18 Consejos Prácticos Para Que El Tiempo No Sea Un Problema

Por: pablo boul

Se has llegado leyendo hasta aquí, es casi seguro que tienes algún problema relacionado con el tiempo. Puedes ser la gestión, el aumento de trabajo repentido, nuevas responsabilidades, algún puesto directivo para el que te quieres preparar…en cualquiera de esos casos, estás en un momento en que tienes que poner el foco de aquí en adelante en sacar el máximo partido a tus horas productivas para conseguir tus objetivos vitales y profesionales. Te dejamos a continuación 18 consejos muy prácticos y que puedes poner en marcha desde ahora mismo, que seguro van a tener un impacto positivo en la productividad de tu día a día.

  1. Enfoque permanente: acción hacia algo productivo
  2. Proactividad: orientación al logro y a la acción
  3. Establecer objetivos y planes para alcanzarlos… ¡y seguir los planes!
  4. Establecer prioridades, y volcarse en ellas
  5. Al teléfono:
    – preparar las llamadas
    – brevedad C-C-C (claro, concreto, conciso)
    – anotar el resultado de las llamadas
  6. Tener una Lista de tareas a hacer, ordenadas por prioridad, y actuar en consecuencia
  7. Hacer solo una tarea a la vez (concentrase en ella para no errar y tener que repetir; practicar mindfulness ayuda a potenciar esta habilidad); nunca estar con atención en dos cosas a la vez
  8. En reuniones:
    – puntualidad
    – tener agenda clara
    – ceñirse al objeto y a la agenda
  9. Tener los medios (ordenador, teléfono, móvil, impresora, escaner, coche, etc… en condiciones optimas (se evitan pérdidas de tiempo por baja productividad o por interrupciones por fallos)
  10. Ser “Rateros del tiempo”: aprovechar todos los huecos y momentos disponibles para hacer cosas productivas (leer, llamadas, mails, organizar puesto de trabajo, etc…)
  11. Tener el puesto de trabajo en condiciones (practicar Organización-Orden-Limpieza, aplicando metodología 5 S´s)
  12. Bloquear los devoradores de tiempo:
    – limitar los contactos sociales a solo los productivos
    – aislarse de murmullos y chismorreos (“puerta cerrada”)
    – minimizar las interrupciones provocadas por otr@s (bien al teléfono bien en presencia)
    – si llega alguien inoportuno, levantarse para dificultar que se siente
    – evitar reuniones en el despacho propio
  13. Ojo a la procrastinación/postergación (seguir las pautas para evitarla)
  14. Aprovechar los momentos más productivos que todos tenemos (a primera hora, luego de un café, cuando no es frecuente que nos llamen o nos interrumpan, etc… para abordar las tareas más complejas o que requieran mayor concentración.
  15. Cuidar la forma física (se tendrá más energía para la acción productiva)
    – respetar el descanso
    – relajación
    – reflexión
  16. Demostrar a l@s demás que nos preocupa nuestro tiempo (con asertividad)
  17. Control emocional (para no hacer cosas inconvenientes, lo que obligaría a repetir cosas)
  18. Buscar lugares adecuados para cada actividad (despacho, pero también bibliotecas, cafeterías, salas de reuniones, etc…)
Sacado de: http://www.escuelamanagement.eu

10 Claves para ayudarles a canalizar su energía

Por:Celia Rodríguez Ruiz.

Los niños y niñas inquietos, son muy nerviosos, no paran de moverse, tienen mucha energía y tienen que sacar esa energía en forma de acción. Cuando esto ocurre, la familia no para, el pequeño está constantemente en movimiento, juega, está en actividad constante, rompe cosas, y pone de los nervios a los adultos que le rodean. Esto hace que normalmente las situaciones acaben en conflicto.

Es normal que los pequeños muestren vitalidad y sean activos, no debemos preocuparnos demasiado por ello, pero al mismo tiempo es fundamental que desarrollen hábitos adecuados y sanos para emplear esa energía de forma productiva.

¿Por qué son tan inquietos?

Los niños y niñas nerviosos, son muy activos, debemos entender que no es su intención molestar a los demás. Estos niños tienen mucha tensión, y necesitan canalizarla de alguna forma. La inquietud es su manera de descargar tensión. Es necesario para ellos sacar esa activación que llevan dentro.

Los niños y niñas están descubriendo el mundo, todo les llama la atención y despierta su curiosidad, todo es asombroso, las cosas nuevas les causan emoción.

También determinadas situaciones de tensión, como el miedo, la sorpresa e incluso la alegría le causaran tensión y esta tiende a salir fuera en forma de conducta inquieta. Es importante que aprendan a canalizar esa tensión y sacarla con otras manifestaciones de conducta más adecuadas y productivas.

Toda esa vitalidad puede ser buena y provechosa para ellos, pero la están empleando en acciones poco adecuadas, desaprovechando las posibilidades que les proporciona.

10 CLAVES PARA TRATAR A LOS NIÑOS Y NIÑAS INQUIETOS

  1. Favorece el hábito de estar quietos y tranquilos un rato.
    Busca actividades tranquilas y agradables e interesantes para el niño o niña, puede ser la lectura de un cuento, un juego de mesa, etc. Trata de habituarlo diariamente a realizar esta actividad durante un rato. Comienza por intervalos cortos de tiempo y a medida que adquiera el hábito, podemos ir subiendo los tiempos.
  2. Haz de ejemplo y No pierdas los nervios, entiende que no pueden evitarlo.
    Se comprensivo con ellos y actúa como modelo. Cuando el pequeño está inquieto es habitual que las personas que le rodean se pongan nerviosas también y respondan con poca calma, debemos mantener la calma en todo momento. Los niños y niñas aprenden mucho de lo que ven.
  3. Ayúdale a que canalice su energía de forma positiva.
    Busca alguna actividad con la que pueda descargar su tensión. Si pretendemos que el pequeño este en casa toda la tarde viendo la tele, no descargará esa tensión y se mostrará inquieto. Practica algún deporte con él, llévale a montar en bici, al parque, o cualquier deporte que le interese.
  4. Practica técnicas de relajación.
    Es bueno emplear en determinados momentos en los que no se pueda descargar la tensión con otra actividad, técnicas de relajación. Le enseñamos de esta forma una conducta alternativa que le ayuda a relajarse y descargar los nervios.
  5. Ayúdale a relajarse con un clima tranquilo y relajado en casa.
    Si el clima familiar es tenso, el pequeño vivirá en un ambiente de tensión y estará nervioso, al igual que él nos contagia los nervios a nosotros, las situaciones de tensión hacen que este nervioso.
  6. Refuerza al pequeño cuando este calmado.
    Cuando el niño o niña este calmado, reforzaremos esta conducta prestándole atención, verbalizando lo contentos que estamos hoy que podemos hacer determinadas cosas, como trabajar, leer, etc.
  7. No le etiquetes como inquieto o malo por ello.
    Entiende que no puede evitarlo, enséñale a canalizarlo de otra manera, pero no hagas que se sienta mal por algo que va en su forma de ser. Hazle saber que lo que te molesta es su comportamiento, y porque te molesta, no el pequeño en cuestión.
  8. No refuerces su conducta cuando esta está demasiado nervioso.
    En muchas ocasiones cuando el niño o niña está nervioso le prestamos más atención, de esta manera estamos reforzando su comportamiento. Debemos intentar no prestarle mucha atención cuando este muy inquieto.
  9. Fomenta su atención con diferentes actividades tranquilas,  puzzles, cuentos, juegos de mesa, busca las diferencias, etc.
  10. Anímale a que termine las actividades que realiza.
    Los pequeños inquietos tienden a no parar y a cambiar de actividad constantemente. Es importante que le animemos a finalizar las actividades, como rutina de acción.
Sacado https://www.educapeques.com/escuela-de-padres/ninos-inquietos.html

3 Consejos para implementar un horario flexible en su empresa

Por: Ana Maria de la Espriella

El horario flexible laboral les permite a los colaboradores ser los encargados de gestionar su propio tiempo. La idea del horario flexible es que los miembros de la organización tengan la oportunidad de coordinar su tiempo laboral con su tiempo personal. Estudios afirman que hacer actividades recreativas trae beneficios físicos y mentales; realizar diariamente este tipo de actividades puede llegar a reducir el estrés y la depresión. De esta forma los miembros de la organización van a tener una mejor calidad de vida al tener un equilibrio entre las actividades laborales y las actividades personales.

Encuentre acá: Productividad: 5 Claves para administrar el tiempo eficientemente

Para las empresas hoy en día es un gran reto poder gestionar de manera adecuada el tiempo de todos sus miembros en su puesto de trabajo. En su gran mayoría, la mejor manera para retener el talento no es tanto aumentar los salarios o los beneficios que puede traer un plan estructurado de compensación, sino adoptar políticas de horario flexible laboral. Está comprobado que a partir de cierto nivel de ingresos, el trabajador se siente más motivado con otro tipo de incentivos, como el horario laboral flexible como uno de los principales.

Lea también: Los beneficios laborales preferidos por los millenials

La gran mayoría de las empresas de hoy se están concientizando acerca del impacto que tienen los horarios laborales sobre la productividad de sus miembros. Más horas laborales no significa mayor productividad laboral. Algunos estudios también han demostrado que el mayor tiempo para sostener la concentración es de 20-25 minutos. El horario flexible en muchas empresas presenta una serie de beneficios tanto para los resultados y metas propias de la empresa, como para los colaboradores.

Los siguientes son algunos consejos que las empresas pueden tener en cuenta a la hora de establecer y manejar horarios flexibles.

  1. Establecer un horario fijo-variable:

En esta opción la empresa le muestra al colaborador diferentes opciones de horarios laborales para que este escoja. Una vez se haya elegido uno de estos, este se convierte en el horario fijo obligatorio.

  1. Horario flotante:

En esta opción, el colaborador elige su hora de entrada y una vez haya ingresado, el colaborador debe cumplir con las horas establecidas que marca su jornada laboral.

  1. Horario libre:

En esta opción, el colaborador elige gestionar su horario laboral de manera independiente y libre siempre y cuando se cumplan con los objetivos que la empresa le exige.

Recomendamos: El Top 10 de empleos con mayor equilibrio entre vida personal y laboral

Negociar y establecer los horarios desde un principio no solo permitirá generar una confianza entre el colaborador y la empresa, sino que también proporcionará una serie de beneficios personales para el colaborador y para la organización.

Los principales beneficios que obtiene una empresa cuando existe un horario flexible laboral y una buena gestión de esta, son los siguientes:

  • Mejoramiento del clima laboral dentro de la empresa.
  • Incremento del rendimiento y de la productividad de los colaboradores.
  • Reducción del absentismo de la empresa.
  • Incremento en la satisfacción y motivación del colaborador.
  • Reducción en los niveles de “burnout” o sobrecarga laboral.
  • Incrementa el “engagement” o compromiso de los colaboradores

Lea más acá: Los 10 pasos para incrementar su productividad laboral

Para comenzar a fomentar el horario flexible laboral para los colaboradores, se debe promover una cultura de confianza por parte de los líderes hacia sus miembros. Además, la cultura sobre el buen manejo del tiempo también debe ser impuesta para que la organización pueda observar buenos resultados sobre la productividad laboral. Los colaboradores deben comprender que no se trata de trabajar menos horas, sino de conseguir una buena distribución de su tiempo.

Texto de: http://blog.acsendo.com

Tiempo Para Mamá

Por: Michelle Riviére.

Desde que mi hija cumplió 8 meses estoy  intentando establecer que el domingo pueda ser un día para mi sola. Desde la mañana hasta la noche, un día para mi; para cuidarme, para hacer las cosas que me apasionan sin estar corriendo por cosas de mi hija, un día de inspiración y de creaciones. Las que somos mamás sabemos que pensar en tener un día así es más bien como un sueño lejano y difícil de cumplir. Para mi no ha sido fácil, hasta ahora no me había podido tomar mas de 3 horas ya que sigo lactando a Alanna y tenia que estar con ella para las dos siestas que hace durante el día. También me costo un poco explicarle a mi esposo que quería tener un día a la semana para mi. Al principio creo que lo tomo como si lo estuviera excluyendo y con tristeza de no tenerme para los planes que hacíamos normalmente los domingos. Ahora no es que lo ponga muy feliz pero siempre al final del día ve lo recargada y feliz que llego y entiende que es un espacio que me hace bien, lo que lleva a que estemos bien como familia.

 Hoy quiero invitarlas a que experimenten por ustedes mismas lo que es tener un espacio para ustedes solas por más de 4 horas al día, donde no tengan que estar preocupadas porque el bebé se va a despertar o por quehaceres del hogar. Un día para bañarse por mucho tiempo, para arreglarse y cuidarse por horas, un día para leer de seguido, para comer una comida calientita con postre y cafe incluido, un día para salir de compras sin prisa, para ir a hacer esa actividad cultural que les gusta, para poner la música que aman a todo volumen,  para salir a correr, para bailar, para recuperar energías que invertimos en el cuidado de la vida de nuestro bebé, nuestra familia y nuestro hogar durante una semana completa.

Aquí les doy algunos tips que me sirvieron para crear espacio para mi :

 1. Hablar con mi pareja.

Decirle a mi pareja como me sentía y lo necesario que veía el poder tener un espacio de varias horas para mi, para trabajar en mis proyectos sin interrupciones y poder tener espacios de silencio y desconexión me ayudo a no sentirme culpable por no compartir con el o con su familia los domingos. Al principio me sentía mal y creía que su familia lo vería como algo raro. Pero nunca fue así y ahora ellos saben que los domingos son mis días y me apoyan todos con el cuidado de Alanna, disfrutando juntos más que nunca. 

2. Recordarle un día antes a mi pareja sobre “mi día”.

Después de hablarlo no esta demás un día antes a tener tu espacio decirle a tu pareja que recuerde que tendrás el día para ti para que se organicen y a la mañana siguiente te puedas ir sin sentirte mal. Recuérdale lo importante que es para ti este momento y para el compartir con el bebé tiempo de calidad juntos.

3. Nada de Culpa.

La culpa fue lo que más me costo soltar a la hora de tener mi tiempo. Cuando ya estaba en el rio con mi libro sola comenzaba a pensar que era una mala mamá por no estar con mi hija, pensaba si estaría llorando y buscándome para que la alimentara, pensamientos que no me dejaban estar en paz disfrutando el día que tanto había esperado. ¡Así que mamitas!, nada de culpa, nos merecemos este tiempo completamente. El trabajo que hacemos como mamás exige mucho tiempo y energía y para poder mantenernos estables y en balance requerimos de estos momentos. Además mostrarles a nuestros hijos desde pequeños la importancia de estos espacios les enseñara a mantenerse conectados con sus propósitos y a cuidar de ellos mental y emocionalmente.

4. Soltar el control.

Pensar que de pronto nuestro bebé no va a estar del todo bien con el papá y con otras personas que no seamos nosotras, no nos permite estar en paz cuando sacamos nuestros espacios. Poco a poco tenemos que aprender a confiar en las personas que aman a nuestros hijos y entender que no hay una sola manera de hacer las cosas si no miles y que cada persona de la familia puede cuidar del bebé. Para esto puedes alistar la pañalera del bebé el día antes y escribir algunas indicaciones de cosas que te preocupen para que todos estén enterados de los cuidados que no se pueden olvidar en el momento en que no estés.

 Cada vez que llego de mi día y veo a mi hija de nuevo, veo que ha expandido su conocimiento. Al entrar en contacto con nuevas maneras de hacer las cosas ellos también crecen y aprenden a relacionarse y desenvolverse de manera diferente a cuando tu estas presente.

 Así como a nosotras nos hace bien estos espacios para poder comenzar nuestras semanas recargadas y estables emocionalmente, nuestra pareja y familia refuerzan vínculos y se sienten importantes al sentir que confiamos el cuidado del bebé a ellos por un largo periodo sin estar nosotras presentes. También nuestro bebé tiene un espacio más allá del “mundo mamá” en el que viven normalmente y aprenden a cuidar su espíritu mediante tu ejemplo.

 ¿Que dicen? ¿Se atreven a sacar un día para ustedes solas?

Texto de: www.thebloomingmama.co

¿Madre y Trabajadora? Top 13 consejos para llegar a todo!

Por: Andrea Linati – Coach personal certificada
Imagen de: verywellfamily.com

Vivimos en una sociedad obsesionada con ser productivo, con llegar a hacer mil cosas y sobretodo aprovechar el tiempo. Si encima le sumamos las auto-exigencias que nos ponemos como madre trabajadora, ama de casa, amante, buena amiga, buena hermana… Encontrar el equilibrio puede convertirse en una misión titánica.

Con todo ello nos olvidamos que también debe haber tiempo de descanso, tiempo para nosotras, ya lo decía Sócrates: “Los ratos de ocio son la mejor de todas las adquisiciones”. Al fin y al cabo, gozar de salud es estar en equilibrio con las distintas partes de tu vida, cuidándolas en su justa medida y no abandonando unas por priorizar siempre otras. Unas pecamos por descuidar ciertas partes y otras por querer alcanzar siempre el equilibrio y llegar a todo. Pues ten esto claro: la verdadera clave para lograr el equilibrio es que no existe el equilibrio perfecto! No se trata de hacer más en menos tiempo, sino de hacer menos, dejar ir lo que no sirve e ir regulando el equilibrio más a medio plazo.

¡Aquí tienes 13 consejos para gestionar mejor tu tiempo y equilibrio!

1 Saber lo que quieres. 
Recomiendo elaborar un quesito con las cosas que quieres que estén presentes cada semana/mes y que represente tu propio equilibrio para sentir satisfacción en tu vida. Te pongo un ejemplo pero puedes cambiar las partes y adaptarlo a tu vida.

2. Organiza tu semana desde domingo por la noche o lunes a primera hora.
Tener todo por escrito, nos libera de mucha energía mental. Date cuenta si estás poniendo demasiadas cosas o puedes espaciarlas más en el tiempo. No se trata de ir ahogada, menos es más! Así te dará tiempo de hacer las cosas bien, pensar inteligentemente, no olvidarte cosas por el camino e ir con buena energía a todo.

3 Bloquea los huecos de tu vida social o para ti misma.
Porque si no, el trabajo y las obligaciones que te impones te lo robarán y sentirás frustración. De modo que después de ver tú quesito es importante que tengas claro a partir de qué horas quieres desconectar y a que las vas a dedicar.

4 ¡Prioriza!
Utiliza este cuadro para cuando no sepas por dónde empezar.

  • Tipo A: son las más importantes y urgentes. Lo primordial para empezar.
  • Tipo B y C: Son tu segunda prioridad, dependiendo de la urgencia e importancia.
  • Tipo D: Mira si esta parte la puedes delegar y ocuparte así de las otras áreas.

5 Elimina.
Hay muchas cosas que estamos muy acostumbrados a hacer, pero que en realidad no aportan nada y te comen tiempo. Reflexiona sobre todas las cosas que haces y haz limpieza! P.ej. consolidar tus inversiones, vestir más sencillo, no pintarte las uñas, plantas artificiales para no regar, menos chismorreos con colegas del trabajo, menos horas de TV o de leer el periódico..

6 Delega.
Tu tiempo es muy valioso y por mucho que pienses que no deberías pagar a alguien porque tú puedes hacerlo, te roba tiempo que no produce y te genera cada día frustración. Delégalo: limpieza, cocina, plancha, compra, contabilidad, cosas administrativas, cuidado de los niños, etc. ¡No temas pedir ayuda! A amigos, vecinos y familiares, como si necesitas un entrenador personal en casa.

7 Automatiza.
El éxito no se trata de trabajar duro, sino de trabajar inteligentemente. Date cuenta si puedes automatizar cosas que te ahorren tiempo y energía. Por ejemplo, tener cerrado los menús de cada semana, las transferencias de pagos de cada mes, la compra y, por supuesto, muchas cosas de tu trabajo diario.

8  Flexibiliza. 
A veces debes aceptar cambios en el número de horas que trabajas, el horario y las responsabilidades. Ten preparados los Plan B. Si te ves ahogada, ponte en acción para realizar cambios, conseguir trabajar parte en casa o realizar media jornada, ofrece mayor valor en tu trabajo a cambio de lo que quieres,… No te contentes con lo que hay, tú puedes conseguir lo que realmente quieres.

9 Ahorra 1h.
O duermes 1h menos o racionas la TV, puedes ganar 1h para disfrutar con tu gente, o para ir más tranquila y organizarte el día, o para hacer algo de ejercicio…

10 Maneja el tiempo con tu nivel de energía 
¿Cuándo tienes más energía? Adapta las tareas de mayor concentración y esfuerzo para esas horas y aprovecha las otras para tareas más rutinarias.

11 Estáte presente.
Lo único que existe es el ahora. Nos agobiamos con todo lo que hay que hacer porque vamos prediciendo mentalmente todo lo del día. ¡No lo hagas!! Primero, escribe la lista de cosas, libérate mentalmente y luego empieza con una, luego la otra, completamente concentrada en ello y el día irá pasando con más calma.

12 Olvídate de la culpabilidad. 
Es una mochila que pesa demasiado como para seguir andando…No podemos controlarlo todo y nuestros hijos no estarán traumatizados, es mucho mejor dar poco tiempo pero de calidad que mucho y no centrados en nuestros hijos. Cuando estés, préstales toda tu atención.

13 No te compares con otras madres. 
No estás aquí para competir contra nadie, cada uno elige la vida que quiere y lo importante es que tú estés bien para dar lo mejor a los de tu alrededor.

Esto puede suponer un grandísimo cambio en tu satisfacción diaria, salud y felicidad…Cuéntanos ¿Qué vas a cambiar, qué vas a hacer diferente a partir de ahora?

Texto de: http://www.disfrutatuembarazo.com/madre-trabajadora

10 tips para organizar tu semana y hacerla más productiva

Por: NICOLLE KNÜST – PERIODISTA

Muchas me han preguntado cómo lo hago para poder cumplir con todas mis responsabilidades y placeres personales, sin caer en el estrés. Les comparto con mucho cariño 10 tips que he incorporado en mi vida y me han funcionado muy bien.

1. Despertar temprano
Para mi la primera clave para tener un día a día productivo es despertar temprano. Me gusta tomarme el tiempo para todo lo que hago, desde la ducha en la mañana hasta para hacer deporte. Es por eso que no me gusta andar apurada, dentro de lo posible despierto de madrugada, así puedo preparar mi desayuno y hacer mi rutina de mañana tranquila y a mi ritmo. También evito los atochamientos, saliendo temprano de mi casa tengo más alternativas de transporte en caso que ande a pie o si ando en auto, puedo evitar los tacos y manejar sin apuro.

2. Decir que no
Algo que cuesta y he aprendido con el tiempo es a “seleccionar mis batallas”, como se dice, y esto va desde el ámbito personal al profesional. No me obligo a mi misma a ir a un compromiso social si es que estoy cansada, así como tampoco acepto a cualquier tipo de cliente, soy selectiva en todas mis elecciones y eso me ayuda a valorar más mi tiempo y también a filtrar las opciones.

3. Aprender a delegar
Si hay algo que nos cuesta a las mujeres es delegar. Consideramos que nuestro sello es único en todo lo que hacemos, y sí es cierto, pero hay veces que necesitamos delegar y aprender hacerlo en todos los ámbitos de la vida es muy importante, porque así logramos despejar nuestra agenda personal y tenemos más tiempo libre.

4. Segmentar el calendario por colores
Una práctica que me encanta y me funciona muy bien es segmentar mi calendario en 4 categorías de actividades: Bienestar, Trámites, Reuniones y Tiempo Productivo. El bienestar es todo aquello que me genera placer, como por ejemplo, un almuerzo con amigas, pintarme las uñas, pasear a mi perro, ir a ver a mis abuelos, todo lo que amo hacer también lo agendo. Los trámites se agendan con tiempo y van desde pago de patentes hasta compra de cosas para mi oficina, las reuniones son ineludibles, y por supuesto se agendan y el tiempo en donde tengo que sentarme y dedicar mis horas hombres a trabajar las agendo también, a cada una de estas 4 categorías les tengo un color, lo cual al final de la semana me permite ver el equilibrio entre todos los aspectos de mi vida y así ajustar para la que viene. Esto me ha resultado increíble.

5. Destinarle un tiempo determinado a cada función
A todas las actividades que hago en el día le asigno un tiempo, y me esfuerzo en llevarlas a cabo en ese tramo, en caso que no alcance las vuelvo agendar para otro día, de esta manera trato de tener días equilibrados.

6. No sobrecargarse de tareas
Cada una sabe lo que puede hacer día a día, de acuerdo a las energías, ánimo y estilo de vida, en muy importante en la medida que más nos conocemos, no exigirnos más de la cuenta, porque al final del día nos genera mucho estrés no cumplir con lo que nosotras mismas nos impusimos.

7. Despejar la mente de pendientes
Un ejercicio que hago a diario es que, cuando se me ocurre una idea o me acuerdo de un pendiente, me mando un auto-email, de esta manera despejo mi cabeza de ese pendiente y puedo andar tranquila sin olvidar la ocurrencia.

8. Al final del día recolectar todo en un solo lugar
Hoy en día son muchos los lugares en donde vamos recopilando información; nuestro celular, email, cuadernos, agendas, post it, pizarras, fotos. El ejercicio que hago todas las noches es ordenar y recopilar todos mis pendientes en un solo lugar, y así centralizar la información.

9. Darle orden de prioridad a las tareas
Una vez que centralizo todo, discrimino entre ideas, proyectos y responsabilidades, de esta manera me quedo con la sensación de que no deje pendientes y puedo proyectar en el tiempo todo lo que quiero y debo de hacer.

10. Notas de audio
Yo soy muy respetuosa con el tiempo de los demás. Antes de hacer un llamado, mando un Whatsapp preguntando si está disponible y, en caso de que no respondan, dejo una nota de audio con el motivo de mi llamado. Por lo general a la hora de almuerzo o medio día tengo varias respuestas que las escucho en tiempos de espera, como por ejemplo en las colas de los trámites, en trayectos de un lugar a otro, o incluso en el baño, así optimizo mi tiempo al máximo.

Texto obtenido de: mundomujer.cl

Como hacer tu CV

Por: 
Young mother spending quality time with her son

Que si el CV ha muerto, que si el futuro está en las redes sociales… son muchas las afirmaciones sobre cuál es el destino de nuestra hoja de vida profesional.  Y aunque está claro que el CV a largo plazo va a desaparecer, hoy por hoy aún lo seguimos utilizando. Por lo que, al menos,  debemos actualizarlo, darle frescura y ponerlo el día en lo que a contenidos e imagen se refiere.

Dicen que un reclutador dedica a un tiempo medio de 6 segundos en dar el primer vistazo a un CV. Entonces…. ¿Cómo consigo que mi CV no aburra y me llamen para una entrevista? Dale un vistazo a los 7 consejos que te propongo a continuación. Si te falta o te sobra alguno debes revisar tu CV cuanto antes mejor.

1. ¿Tienes un objetivo profesional genérico? Pues ya no se lleva.

Deberías eliminarlo, no aporta nada. Lo que necesitas es una introducción poderosa, lo ideal es que hagas una declaración de tu marca personal en toda regla. Un resumen de tu carrera profesional que capte la atención y que tenga suficiente gancho como para que sigan leyendo tu CV.

2. El diseño de tu CV también habla de ti.

Existen estrategias detrás del formato y el diseño de curriculum vitae. Te invito a visitar esta galería de CV en Pinterest, seguro te servirá de inspiración: CV’S

3. ¡Sí! a las “palabras clave”.

Cuando el reclutador dé una primera ojeada a tu CV, le debe ser fácil identificar algunas palabras claves. Por eso, debes introducir aquellos conceptos/palabras relevantes sobre ti, piensa en el margen de los 6 segundos que hemos comentado antes.

4. Las cosas claras, gracias.

El lenguaje es importante. Estamos de acuerdo en que el CV ha de ser formal, pero evita usar terminología antigua, apuesta por un lenguaje directo, fácil y dinámico.  La persona que lo lea verá que eres alguien directo, y que evita dar muchas vueltas a las cosas. Eso puede ser un plus.

5. Habilidades profesionales concretas, huye de lo que dice todo el mundo. 

Si yo soy un reclutador y veo: “gran comunicador, excelentes habilidades verbales, orientado al detalle…” Voy a pensar que estas habilidades las tienen millones de personas. No pongas habilidades universales, da algo tangible y relevante para la posición que estás tratando de conseguir.

6. No me lo describas, cuéntame cómo lo has logrado…

Poner un breve resumen con la descripción de cada uno de los trabajos que hemos realizado es una buena idea. Lo que no es buena idea es hacerlo de forma superficial y sin concretar. Has de mostrar tus logros, todo aquello en lo que has contribuido y aquellos desafíos que hayas superado.

No hay dos personas con la misma experiencia, así que aprovecha este apartado para contar cuál es la tuya, eso es lo que te va a diferenciar de los otros candidatos.

7. La Acción llama la atención.

Utiliza terminología orientada a la acción. Por ejemplo: “Fui pionero”, “encabecé”, “ lancé”… Y sobretodo evita los típicos “me sirvió”, “mis deberes incluían”, “ascendido a”, “trabajado”.  Esto suena a “aburrido”. Elige verbos de acción, eso es lo que hará que tu CV suene a resultados, a éxito y a metas conseguidas.

Resumiendo, tu currículum tiene que conseguir dos cosas: Tiene que captar la atención del director de recursos humanos, y tiene que motivarlo para coger el teléfono y llamarte para concertar una entrevista. ¿Crees que tu CV suena como todos los demás? Pues añade tu marca personal,  explica cuál es tu ventaja competitiva, hazlo atractivo y despierta la curiosidad, a aquellos que lo lean, para que quieran saber más sobre ti.

Como decía Voltaire: “El secreto de aburrir a la gente consiste en decirlo todo”

Texto obtenido de: soymimarca.com

¡Mamá sin culpas!

Por:NATALIA ECHEVERRI VARGAS

Un hijo es el proyecto de vida más importante para cualquiera, pero seguir alimentando el estereotipo de que para ser mamá es obligatorio sacrificarlo todo, es un planteamiento totalmente irreal, pues las cosas no funcionan como antes.

Sin embargo, para muchas mujeres este dilema existe desde que se levantan hasta que se acuestan, y aunque se esfuerzan no paran de darse látigo. Si este es su caso siga leyendo, porque tendrá varias herramientas para cambiar la situación.

1. Recuerde las instrucciones en los aviones para sobrellevar una emergencia. Siempre deberá ponerse la mascarilla de oxígeno antes que su hijo, de otra manera no podrá auxiliarlo. Lo mismo pasa en la vida diaria. Si se pone de última en la lista de prioridades, difícilmente estará bien física, espiritual e intelectualmente. No olvide que los hijos aprenden del ejemplo, y si no ven a su mamá feliz, será difícil que ellos lo logren.

2. Los niños pasan un promedio de ocho horas diarias en el colegio. Por lo tanto, estar en contacto con sus maestros es importantísimo. Pídales el mail, algunos incluso le darán su número celular, porque también son conscientes de que la unión hace la fuerza.

3. Aprenda a delegar y a priorizar. Desafortunadamente tendemos a pensar que si no hacemos las cosas nosotras, no quedan bien hechas. Y ese rasgo -a veces obsesivo- puede hacernos la vida miserable. Entonces, si su esposo quiere bañar al bebé, confíe en que lo puede hacer. Seguramente lo hará de una forma diferente, pero aceptar ayuda es una buena forma de estar más tranquila.

4. Las habilidades y competencias que tenemos a nivel profesional, también son aplicables en el hogar. Si logra ser objetiva al priorizar sus deberes en el trabajo, también debería poder hacerlo en casa. Por ejemplo, si su hijo está en edad de caminar, no aplique a un ascenso o a una beca para estudiar. Es un momento muy importante en la vida familiar, y si antepone sus fines personales en situaciones como esta, la culpa le llegará más temprano que tarde. Organice bien su vida, para que pueda negociar con usted misma qué debe hacer y qué no.

5. Cantidad y calidad  de tiempo son conceptos que debe equilibrar. Es muy respetable que algunos crean que si dan calidad no es necesaria la cantidad. Pero piense en lo siguiente: digamos que tiene una pareja a la que le dice todo el tiempo que la ama, pero se ven cada ‘mil años’ porque usted nunca tiene tiempo; ¿cree que él va a aguantar esa situación? ¡Por supuesto que no! Y no es diferente con los hijos.

6. Si su hijo es adolescente, dele un celular y enséñele  a usarlo. Si logra hacerlo con responsabilidad, las posibilidades que tiene de estar en contacto 24/7 son todas. Además podrán verse, saber dónde están permanentemente, y en caso de que la necesite urgentemente, usted lo sabrá de inmediato.

7. La sociedad insiste en clasificar a las mamás en dos grupos: las que tomaron la decisión de quedarse en casa para criar a sus hijos y a sus ojos se sienten frustradas profesionalmente, y las que trabajan todo el día, que son generalmente acusadas de no tener tiempo suficiente para los niños. ¡Claro que usted no tiene por qué ser ni lo uno ni lo otro! Quítese de encima esos chantajes morales, porque son muchas las madres que logran hacer las dos cosas al tiempo con mucho éxito.

8. Es inevitable que algunos días llegue agotada del trabajo. Pero una cosa es llegar cansada, y otra muy diferente, sintiéndose miserable. Entonces, si su trabajo no la hace feliz, mejor renuncie y busque otra fuente de ingresos porque de lo contrario el mensaje que le estará dejando a sus hijos es que trabajar es lo peor que les va a pasar cuando sean adultos.

9. Si sus hijos conocen el lugar donde trabaja, les será más fácil entender a dónde va por tanto tiempo. Pueden visualizarla y saber que además de educarlos, usted está capacitada para desempeñar otras funciones que también la llenan y la hacen feliz.

10. No pretenda ser la súper mamá, ese es un reto muy grande y generalmente quienes lo intentan fracasan. Porque, seamos claras, nadie hace todo bien en la vida. Por eso es tan importante saber delegar y priorizar.

11. Construir redes de apoyo es fundamental. Para ello, involucre a su familia, a la de su esposo, a las madres de los amigos de sus hijos, en fin, a todos en quienes pueda apoyarse.

Cortesía de: http://www.eluniversal.com.co/suplementos/nueva/mama-sin-culpas-194712

Ser mamá en la época digital

Por: Victoria Mora

Posiblemente muchas mamás algo conservadoras se identifiquen con este artículo y otras definitivamente no. Lo que es cierto es que, ser Mamá del siglo XXI, al parecer es una labor mucho más difícil que la de antaño. Hay tanta información a nuestro alcance y tantas herramientas nuevas para tener y educar a nuestros hijos, que verdaderamente no sabemos por dónde empezar y qué de todo eso que leemos es cierto y qué no lo es.

Lo cierto es que no sólo nosotras contamos con información abundante a la mani y nuestros hijos también; y por lo tanto, ellos son distintos a los niños de antes que se conformaban con la explicación de mamá o de papá para sus cuestionamientos. Hoy en día ellos son también bombardeados con millones de datos sobre todos los temas sin censura alguna porque cualquier persona puede tener acceso al tema que desee con un sólo click.

Frente a lo anterior, nos enfrentamos a niños menos inocentes y más duros para moldear su educación y valores. Si les hablamos de algo específico, ellos ya lo vieron en Internet y lo platicaron con sus amigos, y quizá con sus maestros. Y como quien dice, nosotros nos estamos quedando atrás.

No es sólo la cantidad de información que nos inunda la vida a padres e hijos, también es la forma en la que llega la información a través de redes sociales donde nuestros hijos conviven y comparten ideas indiscriminadamente con decenas, cientos y hasta miles de personas que ni siquiera conocen y que de alguna manera influyen en la formación de su propio criterio.

Ser madre hoy es en estas circunstancias es como ver cómo se va de nuestras manos el poder de educar y tener la autoridad absoluta de hacerlo; pues ese es nuestro papel y nuestra responsabilidad única y sagrada. Observamos a los niños como extraños, como entes que dominan la tecnología y que nos rebasan en todo a gran velocidad. Se nos van de las manos y los resultados no son buenos para ellos porque aunque sean unos genios en el manejo de la tecnología en comunicaciones y tengan tantos contactos y amigos, están más solos y confundidos que nunca, más expuestos al peligro, más vulnerables.

La solución podría ser una sola… recuperar la autoridad y el mando de la educación y protección de nuestros hijos y familia para cumplir con nuestra responsabilidad lo mejor que podamos. Autoridad para comunicar que hay reglas de uso del celular, del iPad, la computadora, las redes, el Internet, etc. Autoridad para poner un horario corto para usar esa tecnología. Autoridad para hacer cumplir las reglas y aplicar las consecuencias cuando no hay obediencia. Autoridad para dejar claro que no hay nadie ni nada en el mundo con más derecho y poder que una madre que tiene en sus manos la formación de los hijos y que sólo ella, con las herramientas que tiene, hará lo mejor que pueda protegiendo y amando a sus hijos.

Texto: http://familiaycabo.com/