Tips de finanzas para Mamás

Por: Iván Vasquez Islas

Dentro de las finanzas personales existe un “tronco común”, por llamarlo de alguna manera, un cúmulo de conocimientos que deberíamos tener todos, sin embargo lo que le funciona a uno no necesariamente le funciona a otro.

Existen diferencias en el manejo de las finanzas entre hombres y mujeres, entre las de una mujer sin hijos y una mamá, y entre las de una mamá casada y una madre soltera.

Primero echemos un vistazo a los datos.

Las mujeres viven 10 años más que los hombres, cada vez aportan más recursos a los hogares, tienen más pausas en su vida laboral, por la maternidad, y la responsabilidad de sacar a los hijos adelante sin dejarlos desprotegidos en caso de algún accidente o fallecimiento prematuro. Por lo que existe una necesidad imperiosa de tener un plan financiero de corto, mediano y largo plazo.

Según datos del INEC, 3.7 millones de mujeres en el Ecuador son madres, de esas madres 4 de cada 10 aportan recursos económicos al funcionamiento del hogar y el 30% de todas son jefas de hogar, y de esas que aportan recursos económicos casi el 100% combina su trabajo con la carga de los quehaceres domésticos, además.

Así los datos y por ello aquí van algunos consejos para mejorar sus finanzas.

1. Elabora un presupuesto personal
El presupuesto es una herramienta que te ayudará a mantener bajo control tus gastos, detectar fugas innecesarias, poner atención a las prioridades y no olvidar rubros importantes como el ahorro. Incluye todos los gastos relacionados con los hijos como colegiaturas, materiales escolares, alimentos, diversión, gastos médicos y hasta los regalos.

2. ¿Quieres hijos exitosos?
¡Edúcate financieramente! Es muy importante para que puedas enseñarles eso a tus hijos y crezcan con buenos hábitos financieros, les evitarás futuros dolores de cabeza y tú también. Recuerda que no hay mejor herencia que la educación y los buenos hábitos.

3. Ahorra para tu retiro
No querrás ser dependiente de tus hijos en el futuro ¿verdad? Es importante que destines habitualmente dentro de tu presupuesto un monto de ahorro para tu retiro, alimenta tu AFORE o plan de pensión. Eso te dará certeza económica cuando llegue el momento.

4. No ocultes los problemas económicos
Mantener en secreto ese tipo de situaciones suma problemas en lugar de solucionarlos, daña los lazos familiares y puede ser contraproducente.

5. ¿Segura, segura?
Si el padre fallece y es el sostén económico de la familia puede ocasionar un boquete económico que la madre tendría que enfrentar, así que asegura al papá, y  si eres madre soltera, ¡asegúrate!, no querrás dejar desprotegidos financieramente a tus hijos.

Texto de : Entrepeneur.com

¿Quieres amamantar a tu bebé pero tu horario de trabajo te lo “impide”?

Por: La Bebeteca

Para las madres que trabajan, la lactancia materna se vuelve un reto muy importante, ya que el tiempo para darle de comer a sus bebés se reduce. Además, ya no tienen la flexibilidad para estar con ellos cada vez que piden ser amamantados.

También, el proceso mismo se vuelve menos gratificante ya que tienen que extraerse leche de modo manual en un cuarto o baño solitario en vez de poder compartir estos lindos momentos con sus bebés.

Si este es tu caso, debes recordar que la leche materna es sumamente valiosa para el desarrollo saludable de tu bebé. Por lo tanto, te recomendamos que busques la forma para seguir amamantándolo hasta que tenga por lo menos seis meses. Con dicho fin en mente, t de las muchas mamás que trabajan y siguen dándole leche materna a sus bebés:

  • Si vas a complementar la lecha materna con fórmula, intenta amamantar siempre que estés cerca de tu bebé, aunque sea solo una vez al día.
  • Si no tienes quien te ayude en casa, busca una guardería que apoye la lactancia materna. De este modo podrás extraerte la leche en casa o en la oficina y luego dárselas para que se la den a tu bebé. También pídeles que te permitan amamantar ahí mismo para que puedas darle de comer a tu bebé justo antes de dejarlo y también cuanto lo recojas.
  • Si tienes quien te ayude en casa (los abuelos, los tíos o una niñera), asegúrate de darles instrucciones claras de cómo calentar la leche materna, en qué momento deben dársela a tu bebé y cómo es la mejor forma de dársela. Cabe mencionar que a los bebés menores de 4-5 meses se les debe dar de comer cada vez que lo pidan, mientras que a los bebés mayores a los 6 meses se les puede empezar a poner una rutina.
  • Empieza a extraerte leche desde 4-6 semanas antes de que regreses a trabajar. Esto te permitirá perfeccionar tu técnica de extracción y tener una reserva de leche.
  • Introduce el biberón con leche materna unas 4-6 semanas antes de regresar a trabajar para asegurarte de que tu bebé se sienta cómodo con el. Además, con esto ayudarás a que tu bebé se vaya acostumbrando.
  • Comunícate con tu empleador para que entienda la importancia que la lactancia materna tiene para ti y para tu bebé. Explícale el proceso que vas a seguir para extraerte y guardar la leche. Explícale, por ejemplo, que vas a necesitar tomarte 4-6 descansos de aproximadamente 20 minutos para extraerte la leche durante el día.
  • Si tu trabajo te lo permite, trata de convencer a tu empleador para que te autorice trabajar desde tu casa (ya sea el día entero o medio día).

Convencer a la gente de la importancia de la lactancia es difícil, pero lo importante es que no te rindas. Entre más mujeres que trabajan exijan su derecho a seguir con la lactancia materna, más cambios estructurales habrá en las empresas.

Fuente: www.labebeteca.com

Cómo retomar tu carrera después de una pausa prolongada

Por: Silvia Chauvin
Resultado de imagen para new working mom

Han pasado algunos años desde que dejaste el mercado laboral, si ahora estás pensando en retomar tu carrera, te comentamos algunas estrategias que te ayudarán a conseguirlo. Cuando se trata de hacer una pausa por motivos externos en la carrera, las mujeres encabezamos la lista. Ya se trate de la maternidad, tarea en la que no podemos ser reemplazadas al menos en la parte crucial de la misma, del cuidado de padres ancianos, de problemas médicos de un familiar, las mujeres todavía seguimos haciéndonos cargo casi exclusivamente de esos asuntos, de ahí que el desarrollo de nuestra carrera es la que sufre.

Independientemente de los motivos de esa pausa, retomar la carrera puede ser una perspectiva desalentadora y no exenta de temores. Según CNN Expansión más del 40% de las mujeres hacen alguna pausa en sus carreras para cuidar de sus familias, por lo que retomar esa carrera puede ser una perspectiva desalentadora. Y tratar de recuperar la jerarquía en la misma, sobre todo si la pausa fue prolongada, puede ser mucho más difícil que encarar una nueva búsqueda. Y cuanto más larga la pausa laboral, mayor es el sentimiento de desconexión que se experimenta. Sin embargo esos obstáculos son temporales y pueden ser superados si empleas bien el tiempo.

Tips Para Retomar Tu Carrera Laboral Apuntalar la confianza
Según Kate James de TotalBalance:

“TRABAJAR LA CONFIANZA ES TAN IMPORTANTE COMO TRABAJAR EN EL CV”

Una pausa laboral también puede ser una bendición si nos permite repensar nuestra carrera; si nos permite evaluar (quizás por primera vez) si estamos en el camino correcto, si deseamos hacer una corrección o un cambio radical. Este es el momento indicado para pensar seriamente en nuestra carrera y replantear objetivos.

Las personas que se mantienen alejada del mercado laboral sobre todo por causas ajenas al mismo y particularmente las mujeres, suelen perder la confianza en sus habilidades profesionalesRecuperar la confianza es vital, cosa que puedes hacer sola o, mejor aún, acompañada por un coach de carrera.

Mantener las habilidades y ampliarlas

Sentirte obsoleta después de la pausa laboral no te va a ayudar para nada. Ninguna disciplina aguanta una pausa prolongada sin actualizaciones. Nuestro mundo es muy competitivo y la tasa de obsolescencia es muy pero muy alta. Insisto, ninguna práctica profesional o comercial se mantiene igual durante un período de tiempo, período que es cada vez más corto.

Entonces mantenerte al día en las prácticas profesionales correspondientes no es una opción, es una obligación. Para ello hoy tienes cada vez más opciones, inclusive sin salir de casa: una enorme cantidad de cursos online de todas las disciplinas, muchos de los cuales son gratuitos y ofrecidos por las más prestigiosas universidades del mundo.

mujer-ejecutivaDependiendo de tu disciplina, existen además plataformas web que ofrecen cursos de formación por una cuota mensual muy razonable que te permite tomar todos los cursos que desees. Otras plataformas cobran por curso.

Por ejemplo yo tengo una cuenta en Lynda.com donde me mantengo actualizada en todo lo que se refiere a programas de gráfica, web, fotografía, arquitectura y GIS.

Networking
¿Que pasó con todos esos colegas con los que prometiste mantenerte conectada? La idea es mantenerte informada de lo que sucede en tu campo de acción.

Si te mantienes en contacto, a la hora de volver no serás una extraña, por otro lado mantener los lazos y participar activamente en las redes sociales pertinentes, te permitirán demostrar que aunque te hayas tomado un receso, no estás definitivamente retirada de la actividad y te mantienes activa.
Las redes sociales, especialmente LinkedIn, te pueden además resultar de suma utilidad para investigar posibles empleadores.

Cubrir el hueco en tu CV
Dependiendo de cuan largo haya sido el receso, hay un hueco en tu curriculum que hay que cubrir de alguna manera. Algunas personas no se mantuvieron completamente alejadas de la actividad, sino que realizaron trabajos independientes, consultorías, trabajos voluntarios relacionados con tu área de expertise, etc.

Entonces una buena forma de cubrir el hueco es pretender que no existió. En la entrevista laboral puedes expandirte en el desarrollo de tu carrera, en tu experiencia laboral como si fuera ayer, sobre todo si has estado haciendo algunos trabajitos por cuenta propia o capacitándote activamente.

Pero si aun así te sientes insegura de poder retomar el ritmo de acción, una pasantía es una posibilidad que te ayudará a sumergirte nuevamente en la actividad sin todas las responsabilidades de aquella.

Así a la hora de una entrevista siempre puedes sacar a relucir tus cursos de actualización y que ya has realizado una pasantía que te permitió entrar en ritmo nuevamente.

Texto de: www.mujeresdeempresa.com

Cómo ser mamá, profesional, esposa, mujer y ser feliz en el proceso

Por: ERIKA ROSAS GREENAWALT

Image result for mama profesional

Esta es el sueño y la realidad de cualquier mujer con una vida profesional, familia y con sus propias metas personales. Siempre he sido una fiel defensora del pensamiento de que todo lo que quieras hacer, lo puedes lograr. Sin embargo, cuando me mudé a Estados Unidos y comencé mi trabajo corporativo, también comencé a dudar de que todo esto podía ser cierto. Mis viajes de trabajo, horas de oficina, todas las responsabilidades de la casa, ser mamá, esposa, todo al mismo tiempo; me llevaron, sin darme cuenta, a aumentar casi 9 libras en 8 meses, el cansancio y los desordenes en los horarios de comida, eran la norma en mi día a día. Mi estilo de vida era un desastre y por supuesto mi efectividad ya no era la misma. Cuando comencé a ver mis fotos en los eventos del trabajo de aquellos días, me di cuenta que las libras que había aumentado eran evidentes, así que decidí hacer un alto a aquella locura y hacer pequeñas modificaciones.

“Nadie puede dar lo que no tiene”

Esta es una de las frases del famoso experto en liderazgo “John Maxwell”. Para mi es una de las más sabias. No podemos ser efectivas y cuidar de otros, sino cuidamos de nosotras mismas primero. Hace unos meses lo experimenté. Me desperté una mañana y al querer pararme de la cama una contractura muscular en la parte media de la espalda me dejó sin aire! Así pasé todo el fin de semana, casi sin poder moverme. El estrés y el poco descanso me dejaron fuera de juego. Este es uno de los errores más comunes que cometemos las mujeres. Primero están nuestros hijos, esposos, hogar, trabajo y después si en algún momento queda tiempo no lo dedicamos a nosotras. ¿Adivina qué? Ese momento nunca llega! No hay tiempo para nosotras, el resultado: desgaste, frustración, cansancio, aumento de peso, fallas e infelicidad. Amiga, dale valor a tu tiempo, a tu propio espacio. Valórate tanto como para que sea imperativo que unos momentos al día los dediques a ti misma. Cuídate, mímate, mantente activa, relájate, haz lo que te gusta y lo que te hace sentir satisfecha contigo misma. Sólo de esta forma estarás lista para afrontar cada día el reto de tus múltiples roles. Media hora diaria es suficiente, levántate más temprano si en necesario. Yo me levanto todos los días mas temprano de las 6:00 a.m. y ese ratico antes de que todo el mundo se levante, es para mí. Busca tu el tuyo, para cada quien funciona un horario distinto

Ten tus metas y sueños claros

Lo que destaca a las personas de éxito de las que no lo tienen, es la claridad en las metas. Para nosotras las mujeres de múltiples roles, es aún más importante tener nuestro camino claro, y esto aplica para todos los aspectos de nuestra vida. Tener claro que queremos lograr como madres, esposas, profesionales y como mujeres nos dará una guía para trazar nuestro plan. Una meta por aspecto, es más que suficiente. Quizá para amuchas de nosotras no sea tan fácil fijar metas, queremos hacer muchas cosas, yo soy una de esas personas, pero no confundas actividades con metas. Una meta, describe el resultado que quieres obtener al final del camino y, van ligadas directamente a tu propósito en la vida. Sé lo más específica posible. Escríbelas y tenlas contigo siempre, estas metas te mantendrán inspirada, motivada y enfocada.

Traza el camino y ponte en acción

Deseo sin acciones, son solo ilusion. Y las acciones sin plan son sólo tareas. Fíjate un plan para lograr tus metas, así como un GPS te lleva a la dirección que quieres llegar, un plan te lleva directo a tus resultados y a tus metas. Un plan te ayuda a organizar tus acciones. Una de mis metas es ofrecerle una alimentación más saludable a mi familia, eso implica cocinar más en casa. Mi tiempo es limitado, mi trabajo y mis múltiples metas no me permiten tomarme toda una mañana para cocinar, así que trato de planificar el domingo en la noche la cocina de la semana. Preparo los platos grandes y los dejo listo en la nevera, cada día se lo que voy a cocinar, le agrego los ingredientes y listo! En 10 minuto tengo mis comidas listas. Esa es la clave, tener mi plan de alimentación semanal y accionar para lograrlo. Trabaja todos los días con una lista de prioridades y síguela paso a paso, verás como ir tachando cosas de esa lista de prioridades te dará una sensación de logro y te mantendrás motivada.

Mi vida y mi rutina no son perfectas, aún sigo aprendiendo a organizarme y a no perder el “track”, pero lo más importante es que he aprendido a disfrutar del proceso en el que yo elegí estar. Esta es una conversación que no termina. Sé que muchas de ustedes como yo, tienen estos mismo deseos, metas e inquietudes. Compartamos juntas estas experiencia y aprendizajes, te invito a que dejes aquí tus comentarios.

Texto de: soymaratonista.com

Artículo Líderes · Las dificultades para la reinserción laboral

Gracias a la Revista Líderes por este espacio para hablar de esta problemática que afecta a tantas madres. 


Por: REDACCIÓN QUITO (I) – redacción@revistalideres.ec

Trabajo  A la hora de reintegrarse a sus trabajos, las madres suelen encontrar ciertas barreras como poca flexibilidad laboral para atender a sus hijos.


En el Ecuador, el 32% de las mujeres son madres y un 15% son jefas de hogar, de acuerdo con datos del estudio Promoviendo la inserción de las mujeres en el mundo laboral, elaborado por Ipsos y Grupo Lila.

Una realidad que no siempre va de la mano con el hecho de ser también mujeres profesionales, puesto que el retorno al campo laboral puede resultar complejo.

El Código del Trabajo estipula en su artículo 152 que las mujeres tienen derecho a una licencia, por el nacimiento de su hijo, con remuneración de 12 semanas.  En los próximos nueve meses, según el art. 155 deben cumplir una jornada laboral de seis horas diarias, por el período de lactancia.

Luego de terminada la licencia obligatoria de tres meses, las madres pueden solicitar la licencia o permiso, sin remuneración, para el cuidado de los hijos por hasta nueves meses adicionales.

Para Gabriel Recalde, director académico del Centro de la Política Laboral, hace falta mayor cultura laboral para que el ejercicio de estos derechos por parte de las trabajadoras mujeres sea pleno.  Explica que en grandes compañías es màs común que se respeten estos derechos porque hay mayor cultura organizacional.

La reinserción a un trabajo conlleva otro tema para las madres, que no necesariamente es comprendido por las empresas:  es la solicitud de permisos por enfermedad o consultas médicas de sus hijos.

“No hay una gran flexibilidad de parte de las empresas en cuanto a estos temas,  màs bien hemos visto muchas dificultades en entender las condiciones de la ley, màs aún en dar mayor flexibilidad”, reconoce Recalde, quien también es docente de Derecho Laboral y Talento Humano en la Universidad de los Hemisferios.

Lila Working Moms es una bolsa de empleos flexibles para madres en Ecuador, creada por María Cecilia Holguín e Isabel Jácome.  Ellas se dieron cuenta de esta necesidad por sus propias experiencias.  En la red hoy están registradas alrededor de 5.600 mamás y 100 empresas.

Bajo el paraguas de Grupo Lila, ofrecen también asesoría a compañías en modalidades de flexibilidad laboral y están en proceso de desarrollo de una red de servicios de capacitación profesional y actualización para madres.

Jácome considera que las condiciones laborales para las madres están mejorando en el Ecuador, pero a su juicio todavía hay mucho camino por recorrer, especialmente en el reconocimiento al talento femenino materno.

El estudio desarrollado por Grupo Lila e Ipsos comparó las competencias de una “mamá Lila”  (madres registradas en su base de datos, con experiencias en cargos medios y altos, que trabajan de manera remota) frente a las de hombres y mujeres que trabajan en empresa a tiempo completo en cargos medios y altos.

32% de las mujeres en Ecuador son madres según un estudio de inserción laboral de mujeres.

Los resultados arrojaron que las competencias de los tres grupos son similares, pero si existen habilidades vinculadas al hecho de ser madres, como compromiso organizacional, orden y calidad, trabajo en equipo y autocontrol.

“La flexibilidad laboral es muy importante a lo largo de la vida de la familia.  Si la responsabilidad en casa se divide también dentro de las empresas se va a valorar a la mujer y al hombre de la misma manera”, subraya Jácome.

Patricia Fernández, madre de una niña de 1 año y nueve meses, optó por tomar la licencia sin remuneración por nueve meses.  Al retornar, sintió que profesionalmente se había convertido en una persona màs efectiva, que priorizaba mejor sus actividades en función del tiempo.
Además como “planner” de marcas sintió que la condición de madre la enriqueció al brindarle otro punto de vista frente al consumidor.

No obstante, nunca dejó de sentir que el tiempo que dedicaba a su hija era muy poco, por lo que luego de ocho meses decidió renunciar y dedicarse a un emprendimiento de dulces, que fundó con su esposo hace dos años, lo que le permite administrar mejor su tiempo.

La normativa laboral ecuatoriana también ofrece la opción del teletrabajo, que implica trabajar remotamente desde casa con apoyo de la tecnología.  Sin embargo, para la representante de Grupo Lila, esta modalidad no ha tenido suficiente acogida, porque existe escepticismo por parte de las empresas.  Además, considera que hay un vacío que preocupa a las empresas en cuanto a salud y seguridad ocupacional.

Artículo transcrito de la edición de Revista Líderes 
del Lunes 24 de septiembre de 2018.

La mujer en las empresas

Por Imanol Belasteguigoitia Rius – Director del Centro de Desarrollo de la Empresa Familiar (Cedef)

La inserción de la mujer en el ámbito laboral cambió la sociedad. Si eres mujer y trabajas, ¡aprende a equilibrar tu vida personal con la profesional!

La inserción de la mujer en las empresas ha traído cambios sustanciales en diversas dimensiones de la vida cotidiana, y posiblemente el impacto más significativo sea sobre la familia. Esto ha tenido también una influencia notable sobre el hombre, desde su propia identidad hasta el papel que juega en el hogar.

En el pasado, en ausencia de la mujer en el campo laboral, una mayoría abrumadora de hombres, en su calidad de proveedores de la familia, ejercían un liderazgo indiscutible, que hoy muchos comparten e incluso han cedido a su mujer, a consecuencia de un cambio de roles. Ella se ha vuelto también proveedora, situación que cambia la naturaleza misma de su relación. “¡El (la) que paga manda!”, dice un refrán popular.

Desafortunadamente, muchos hombres consideran que la provisión de dinero les da derecho a controlar a sus mujeres y que legitima su poder en la relación de pareja. Al momento de que la mujer es remunerada y se vuelve también proveedora del hogar, las relaciones con su marido cambian y en muchas ocasiones ella gana independencia.

También es cierto que algunos hombres tienen problemas para aceptar que su mujer se desempeñe profesionalmente, pues consideran que es un rol que les corresponde a ellos. Existen innumerables casos de mujeres que son maltratadas por sus maridos, y ante la imposibilidad de ganarse la vida, mantienen situaciones insufribles.

Otras han tenido mejor suerte jugando roles tradicionales, al encontrarse con un compañero comprensivo que las ama y valora. Como padre de una hija (y tres hijos) no me queda duda de que a nuestras mujeres hemos de prepararlas concienzudamente para que sean felices y esto incluye darles todos los elementos para que sepan ganarse la vida.

“No te cases con el notario, sé tú el notario”, le decía un amigo de mi padre a su hija, que hoy es una alta ejecutiva de un banco en España. Sí, que tengan las mismas oportunidades que sus hermanos varones, que elijan sus caminos y como dice Serrat en una bella canción…. “Y que un día nos digan adiós”.

Desde hace varias décadas, hay un debate intenso sobre la conveniencia de la participación de la mujer en el mundo laboral. Hay quienes las ven como algo necesario y conveniente para mujeres (y hombres), al hacerlas más preparadas y capaces de ganarse la vida y menos dependientes económicamente de sus maridos. Por otro lado, existen personas que critican esta participación laboral, ya que suponen que ha impactado negativamente sobre las familias y el desarrollo de los hijos.

Al margen de este debate, es un hecho que el día de hoy es posible encontrarlas en cualquier posición dentro de las organizaciones, aunque es menos frecuente que ocupen cargos de alta dirección. A este fenómeno que las limita se le conoce como el “techo de Cristal”, que actúa como una barrera invisible que se opone al ascenso profesional de las mujeres. Éste, bien puede ser propiciado por el ambiente masculino propio de las organizaciones, que ven con desconfianza el que los puestos de jerarquía sean ocupados por mujeres.

La relación de pareja
La mayoría de los mexicanos deciden casarse, tener hijos y crear familias. Para estos casos está destinado el siguiente análisis sobre conciliación de roles en trabajo y familia.

En la relación tradicional de pareja hay una clara división de roles, y esto es más notorio en matrimonios con hijos menores. El rol principal del padre es el de proveedor y el de la madre se relaciona con el cuidado del hogar y de los hijos.

La incorporación de la mujer al ámbito laboral implica un cambio de roles con relación al caso anterior. En este caso es posible observar un desplazamiento de ella hacia el trabajo, dejando un vacío en la familia. Muchas parejas desempeñan estos roles por necesidad, con el fin de compensar el hueco familiar de formas muy diversas, como por ejemplo con la ayuda de chicas de servicio y parientes como los abuelos y tíos.

Este esquema suele requerir de la participación de los hijos en las labores domésticas, e incluso se vuelve necesaria una mayor presencia del padre en el hogar. Esta combinación de roles puede representar la única salida para familias que aspiran a proporcionar a sus hijos un mejor nivel de vida, aunque puede tener costos importantes en familia debido a su desatención, sobre todo cuando hay niños pequeños.

También existen casos complejos –que en ocasiones incluso pueden ser dramáticos– que desafortunadamente son muy comunes en la sociedad mexicana. Se trata del rol de la mujer en ausencia de su pareja, que se amplía con la intención de proveer y a la vez cuidar a la familia. En este caso la mujer realiza un doble papel.
En la práctica, este rol es desgastante y difícil de cumplir, ya que ambas dimensiones suelen demandar gran atención y sólo existe una persona para realizarlos.

La ausencia del hombre puede darse en dos sentidos: a) por una ausencia real, cuando en verdad él no está en el hogar por diversas razones como una separación, divorcio o muerte,  y b) por una ausencia virtual, cuando el hombre, aún estando presente en el hogar, no cumple con una función de proveedor ni realiza labores domésticas y de asistencia de los hijos, desatendiendo simultáneamente las dimensiones de trabajo y familia.

Existe la posibilidad de flexibilizar los roles tradicionales tanto para el hombre como para la mujer y esto puede ser una opción interesante para muchos matrimonios y, de hecho, son muchas las parejas que lo ponen en la práctica el día de hoy.

Para ello es precisa una adecuada coordinación en la pareja, donde la cooperación por parte del hombre en el eje de familia es esencial. Entonces, hombre y mujer intentan conciliar razonablemente su vida familiar con su trabajo.

Cuando hay una combinación de roles, en el caso del hombre la orientación hacia el trabajo es mayor que hacia la familia, y en el caso de la mujer la orientación a la familia es mayor que la del hombre, pero también está orientada hacia el trabajo.

En el caso de que resulte conveniente, podría optarse por cambiar roles, obligando a que el hombre destine más tiempo a labores del hogar que la mujer. Aunque esta práctica no es común, conozco matrimonios que han logrado establecer exitosamente una relación de este tipo. También conozco casos en que este cambio de roles genera una presión que no les resulta fácil manejar.

El balance trabajo y familia
El modelo anterior propone una combinación de roles en que hombre y mujer se orientan simultáneamente a familia y empresa, aunque con intensidades diferentes en cada una de estas dimensiones. Puede ser utilizado con gran eficacia en el caso de las mujeres que laboran en la empresa de su familia, siempre y cuando estas organizaciones estén dispuestas a ser flexibles para permitir el desarrollo integral de sus mujeres.

En el caso de una mujer que trabaja en la empresa familiar y en algún momento desea casarse o ser madre, mi consejo es que se establezca un nuevo esquema de trabajo, sin que por ello deba relajarse el nivel de exigencia. Esta flexibilización podría consistir principalmente en el otorgamiento de horarios de trabajo más cómodos y permisos más frecuentes para ausentarse cuando la familia lo requiera. Dependiendo de la naturaleza del trabajo, podría permitirse la realización de algunas labores fuera de la oficina.

Pero la realidad es que muchas veces, ante la noticia de un casamiento o embarazo, la familia piensa que la mujer ya no tendrá el mismo nivel de compromiso con la compañía y que, al final, tendrá que elegir entre alguno de sus roles. Si bien esta consideración podría ser cierta en algunos casos, hay muchas ventajas con las cuales una mujer puede compensar esta situación, como su sensibilidad y el nivel de responsabilidad, sólo por citar algunas.

Según la psicóloga española Carolina Pérez Dueñas, de la Universidad de Granada, “el hombre se dedicaba a cazar y traer comida para la familia, desarrollando una gran orientación para localizar a sus presas. Se sentía valorado por su trabajo y no necesitaba valorar las relaciones con los demás. Él era el buscador de comida. La mujer aseguraba la evolución de la especie, cuidando a los bebés y controlando los alrededores de la cueva. Desarrolló una gran orientación en distancias cortas y la percepción de los pequeños cambios en la conducta de los niños y adultos”.

Este “sexto sentido” de las mujeres debe ser bienvenido en las empresas. De hecho, estas organizaciones suelen tener las puer-tas abiertas para ellas, sobre todo si son parte de la familia propietaria. Si las mujeres se desarrollan en un ambiente de libertad, donde les sea posible cumplir con un mínimo de sus obligaciones familiares, es común que florezcan realizando aportaciones muy valiosas a favor de sus organizaciones.

A veces, los hermanos o primos varones de una mujer pueden ver en ella una competencia en su carrera para ocupar el puesto de dirección, aunque también es posible que estén convencidos de que no podría con el peso de la responsabilidad de ser líder una vez que crezca su familia. Quizá tengan razón, pero una mujer siempre merece la oportunidad de demostrar su interés en el trabajo y su capacidad. Es una pena que mujeres valiosas sean descartadas de la posibilidad de ser sucesoras, simplemente por el hecho de ser mujeres.

 Sacado de: https://www.entrepreneur.com/article/263615

Mamá 4.0: Logra el equilibrio entre el trabajo y la familia

Por: David Lepe

Con el pasar de los años el rol profesional de la mujer ha cambiado y, por consiguiente, la forma de afrontar la maternidad.

Las madres de la nueva generación desean tener cubierto cada espacio de su vida: Buscan ser profesionales de éxito y estar actualizadas, como lo demuestran los últimos estudios de ManpowerGroup, en el que se refleja que las mujeres superan en número a los hombres universitarios que se gradúan, en 95 de 144 países estudiados.

Esta especie de revolución demuestra que las nuevas mamás han encontrado varias formas para que cada aspecto de su vida reciba un poco de atención.

“En la actualidad, las mamás juegan varios roles en la sociedad, por lo que pueden fácilmente desgastarse si no encuentran una válvula de escape que las equilibre”, indicó Ximena Santizo, Senior Strategic Recruitment Consultant

Para alcanzar este equilibrio en la vida, hay que implementar nuevas herramientas. ManpowerGroup presenta algunos consejos que seguramente ayudarán en el proceso.

Libérate de la culpa

El primer paso es cambiar de actitud. “No te sientas culpable porque no puedes llegar a todas las reuniones del colegio o porque te perdiste la cena de cumpleaños de tu amiga y no visitas tan seguido a tus familiares”, explica Santiso.

Cuidar cada aspecto de la vida no significa estar en todas y cada una de las actividades. Distribuye tu tiempo y aprende a disfrutar del hoy y el ahora. La vida es de momentos, intenta que cada uno de ellos valga la pena.

Organízate

  • Para vencer la ansiedad no hay mejor herramienta que la organización. La mamá debe mantener una agenda con tiempos reales.
  • “No desesperes si no puedes alinearlo a la primera, toma tiempo acostumbrarse, y si tienes la suficiente disciplina para apegarte a ella, seguramente tendrás éxito”, explica la agencia Manpower.
  • Aprovecha las herramientas tecnológicas, hay muchas aplicaciones que pueden ayudarte con este aspecto.

Acepta y pide ayuda

“No eres superpoderosa, y necesitas un respiro de vez en cuando; es importante que las tareas las distribuyas con tu pareja, esto afianza la relación y existe mayor sentimiento de pertenencia, alguna vez requerirás quedarte en la oficina o participar en alguna comida de trabajo”, explica la experta.

Es importante que puedas sentirte segura de que tus hijos estarán bien si tú no estás presente en alguna oportunidad.

Un tiempo para ti

En tu agenda busca espacios para capacitarte, ejercitarte y disfrutar de las cosas que te hacen sentir plena. Debes ser una madre completa, sana, equilibrada y exitosa.

Con información de ManpowerGroup/publinews.gt

6 lecciones que todos pueden aprender de las mamás trabajadoras

Por: InfoJobs

La maternidad es una elección personal, pero lo que es seguro es que, al ser madre, tu vida cambia por completo. Horarios, responsabilidades, prioridades. La vida da un vuelco y, a pesar de que al principio puede parecer todo una locura, acabamos sacándolo adelante.  Al final, tienen mucho que aprender de las madres trabajadoras y de sus cualidades en el mundo laboral.

Echa un vistazo a la siguiente infografía para descubrir 6 lecciones que todos pueden aprender de las mamás trabajadoras:

Texto de: infojobs.net

Motiva a tu hijo en su regreso al colegio

POR: MAMÁ POR TRES

Con la llegada del mes de septiembre, retomar las clases puede generar en su hijo el síndrome postvacacional. Regresar al aula aumenta el nerviosismo y ansiedad del niño frente a la idea de volver a la rutina escolar. Enfrentarse a un nuevo año con nuevos compañeros y profesores manifestará ansiedad e irritabilidad al encontrarse con nuevos retos. A continuación, Mamá por tres te comparte pautas básicas para motivar a tu hijo a ir sin miedo en su vuelta al colegio.

1. Ser positivo:

Al igual que los hijos, los adultos pueden sufrir una depresión postvacacional luego de reanudar el trabajo con más fuerza.Si atraviesas esta situación, no es aconsejable exteriorizar tu actitud hacia tus hijos. Recuerda que los niños aprenden por imitación. La mejor opción es mostrarse de buen ánimo y alegre frente a una nueva temporada de retos, su comportamiento puede lograr que sus pequeños afronten el inicio escolar con la misma actitud.

2. Comprensión sin agobio:

En los primeros días de clases siempre es surge la curiosidad de preguntarle a su hijo cómo le fue durante la clase. En la mayoría de casos, lo más probable es que no le apetezca contar muchos detalles. Por ello, es necesario no agobiarlo con preguntas dado que con el pasar del tiempo se irán abriendo al sentirse más relajados. Su función es estar cerca y disponible para escuchar a su hijo cuando desee contar sus experiencias y sentimientos respecto a su regreso al colegio.

3. Altibajos:

Cuando un niño no se encuentra con buen ánimo se manifiesta mediante irritabilidad y una baja energía. Observar este comportamiento sirve de indicativo para detectar ansiedad frente a los cursos o uno en específico. La mejor solución es compartir una anécdota personal de cómo superaste tú alguna situación similar en el pasado o el método que utilizas para enfrentar ahora a circunstancias difíciles.

4. Recuerdos divertidos:

Recuerda con tu hijo anécdotas pasadas divertidas acontecidas en el colegio. Del mismo modo, fomenta nuevos recuerdos con tu pequeño al quedar para salir después de clases con algún compañerito suyo del colegio.

5. Educación familiar:

Diversos especialistas señalan que los padres no pueden dirigir todo el peso de la educación de sus hijos en los profesores. Su formación no termina en el colegio sino continúa en el hogar. Los profesores solo son colaboradores en el proceso ocupando un segundo lugar.

Esperamos estos sencillos consejos te ayuden a motivar a tu hijo en el regreso a clases.Aparte del cumplimiento de las tareas, se debe tener en cuenta darles tiempo para descansar y jugar durante el año escolar.

Texto de: mamaportres.com